OXO ESCRIBE

EL VERDADERO AÑO COMIENZA AHORA.

Cuando escribo estas líneas, 21/22 de abril de 2015, se produce en el Hemisferio Sur, el inicio del año astrológico, que significa el comienzo del otoño representado por el Signo de Aries, aquí en el Sur, y por el Signo de Libra en el Norte-

Es Tiempo de Equinoccio. Es tiempo en el que el dìa dura lo mismo que la noche: doce horas cada uno. Es tiempo de Equilibrio, pero de equilibrio inestable, pues cada dìa la Fuerza de la Noche comienza a ganarle a la Fuerza del dìa, siempre hablando aquí en el Sur del mundo. Y esta fuerza de la noche que viene es una Fuerza que tiene su correlato psicológico: es colectivizante, reunidora, de encuentro, social, de grupo. 

Por otro lado, el último mes de Piscis, fue un tiempo de final, de disolusiòn, quizás de confusión, y ahora con el equinoccio y el arranque de Aries , se transforma en una fuerza de comienzo, de arranque, de potencia y claramente de inicio de actividades

( individuales y grupales )

Este inicio es anàlogo al mito de la salida del mar que hace el carnero ( ARIES ) en su salida del mundo indiferenciado de Piscis ( todo comienza en el Mar y todo termina allì ) De ahì nuestra atracción magnética ante el acercamiento al océano, que nos hace volver al inicio de todas las cosas.

Este mar nos conecta a la energía pisciana por excelencia que, entre otros, trajo a nuestro mundo Cristo. Servicio, Compasiòn y Salvaciòn como conceptos fundamentales de esta energía. A su vez el signo de Piscis habla de dos peces ( un pez grande que tiene que ver con el Sì Mismo o yo profundo, mas ligado al Alma universal ) y un pez chico que tiene que ver con la personalidad, mas ligada al ego.

Este mundo pisciano tiene como opuesto complementario a Virgo( la técnica y la pureza) Ambos signos forman un eje, que es el EJE DEL CAOS Y EL COSMOS.

Asì deberìamos ver todos los signos ( siempre contemplando su opuesto complementario )

Entonces, aplicando el mismo criterio, ahora en tiempo de equinoccio, se debe contemplar el eje  ARIES - LIBRA, que es el llamado EJE DEL DESEO. Este eje es representado por el Otoño, aquí en el Sur y por la Primavera en el hemisferio Norte. Momento de cambios, de inestabilidad, de entusiasmo, de impulso, de cardinalidad, de fuerza para irrumpir en un  nuevo ciclo que se inicia.

Tambièn en estos lugares del Sur es tiempo de COSECHA. Se celebra la cosecha( culminación de los trabajos del año anterior) Es tiempo de Agradecimiento por lo que la vida nos ha dado.

Y este cambio tan potente que se produce en nuestro planeta 

( que es el cambio que nos propone la naturaleza con las estaciones ) nos deja una gran enseñanza para el equilibrio de nuestra visa personal y grupal. La naturaleza nos ofrece otra oportunidad para celebrar lo que hemos hecho y renovar nuestro impulso hacia lo que viene, hacia lo imprevisto, hacia lo nuevo y creativo que viene pidiendo espacio. 

Feliz Año que se inicia. El verdadero año comienza AHORA.                              
   Claudio Chaffone    OXO

          Santa Marìa de los Buenos Aires.  Argentina.                    








Un día en Oxo

Un día en Oxo es saber que voy a transpirar. Que voy a dejar todo por la camiseta. Que mi cuerpo se va a poner en movimiento, y no voy a detenerme hasta que el teatro lo demande.
Un día en Oxo es saber que voy a aprender algo nuevo, y voy a aplicar algo aprendido. Es saber que voy a hacer un intercambio; voy a compartir parte de mí. Algo mío va a quedar en mis compañeros y me voy a llevar algo de ellos.
Es saber que todo puede terminar en llanto o en risa… o en ambos a la vez. Que mis emociones van a estar siguiendo el movimiento de mi cuerpo. Es un ejercicio para el alma y el cuerpo.
Es agotador y exigente, pero es de ese cansancio feliz… que te gusta sentir.
Es mate con yuyos, agua con jengibre, y pan con mermelada. Es morir de calor en una plaza o de frío en la avenida Corrientes. Es pelear contra el sistema o gambetearlo por la izquierda. Sonreír únicamente por cortesía y luego, gritarle en el escenario a un mercader despiadado… que esta lejos de ser un personaje de ficción.
Es saber que puedo ser un petizo bigotudo, un guerrero invencible, un monstruo sub-humano, o una doncella delicada.
Es saber que puedo hacer sonreír a un niño, sorprender a un adolescente y emocionar a un anciano.
Es sentirme protegida en un patio de colegio. Cómoda en un teatro con doscientas personas mirándome. Feliz viajando con bolsas pesadas hasta los lugares mas recónditos del conurbano.
Es esperar lo inesperado; es perder la nariz del protagonista, olvidar un bigote, tropezar en el escenario, no llegar a cambiarse, tener una laguna, que falten dos actores, que uno se lesione al principio de la obra.
Es lograr lo imposible; llegar a nuestros límites y superarlos... que cada actor valga por 10.
Un día en Oxo es juntar las dos pasiones argentinas; fútbol y teatro… y si agregáramos el asado, serían tres.
Un día en Oxo es la vida resumida. Es saber que todo puede pasar, que ningún día va a ser igual al otro. Es imposible describir un día en Oxo, porque no hay dos iguales, porque te sorprende a cada momento. Porque cuando llego, no sé que va a ocurrir… pero estoy ansiosa porque empiece.




María Celeste Gentile